A veces las personas no lloran porque sean debiles, sino porque llevan mucho tiempo siendo fuertes.

De acuerdo a un experimento adelantado por un colega del neuroeconomista de Claremont Graduate School, Paul J. Zak, las personas que lloran al ver escenas dolorosas o emotivas en películas son emocionalmente más fuertes y son capaces de sentir mayor empatía hacia el resto de personas.

En el estudio, una parte de los participantes vio un video del St. Jude Children’s Hospital, en el que un padre hablaba del cárcel terminal de su pequeño hijo. 

El resto de personas observó un video en el que el mismo padre visitaba un zoológico junto a su hijo.

Las personas que vieron el video sobre el cáncer del pequeño presentaron una respuesta más emocional pero también su comportamiento se vio alterado de forma positiva: se registró un aumento del 47% en la hormona oxitocina, medida en su sangre. 

En la segunda parte del experimento, los participantes fueron motivadas a tomar decisiones sobre dinero y otras personas de su entorno.

La oxitocina nos hace más sensibles a las señales sociales que nos rodean. En muchas situaciones, las señales sociales nos motivan a comprometernos para ayudar a otros, especialmente si la otra persona parece necesitar nuestra ayuda.

Entonces, ve a ver una película y ríe y llora. Es bueno para tu cerebro y podría motivarte a hacer cambios positivos en tu vida y en la de los demás”,explicó el neuroeconomista.

Follow and like us:
error20

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *