Aprende a pedir deseos y haz que se cumplan

Recordemos que una de las claves del éxito para hacer realidad nuestros deseos está en la forma en cómo pedimos nuestros deseos.

Uno de los errores más frecuentes de porque nuestros deseos no se cumplen o no conseguimos aquello que queremos ,es porque a veces uno no sabe muy bien qué es lo que quiere o tiene dudas.

Otras veces hay resistencias internas que obstaculizan nuestro deseo , esas resistencias internas pueden ser: miedos, creencias limitantes, traumas, falta de confianza, falta de fe, pensamientos negativos…

¿ Hay algún miedo que me separa de mi deseo? ¿ Me creo merecedor/a de ese deseo?

Tu emoción debe de estar en coherencia con tu deseo..

El primer paso para pedir un deseo es, lógicamente, pedirlo. Pero aunque este paso podría parecer el más importante, en realidad es opcional. No es necesario hacerlo de forma explícita.

Existe una alquimia especial para formular deseos y ésta consiste en:

1. Formula tu deseo en tiempo presente, porque a ti te gustaría que se hiciera realidad “ahora”. El Universo será el que materialice tus pensamientos.

Si dices “quiero” todos tus recursos internos reafirmarán el concepto de “querer” y se limitarán a la mera solicitud, en lugar de “tener” o “ser”.
Así pues, si te concentras en el “tengo”, “soy”, “voy a”, tus recursos internos encontrarán la manera de que se haga realidad.

Fuente

Ejemplo sería:
-no digas “quiero tener más tiempo para jugar con mi hijo”, sino “tengo tiempo libre para jugar con mi hijo”;
-no digas “quiero sentirme feliz”, sino “voy a sentirme feliz” ó “puedo sentirme feliz”.

2.- Formula el deseo en positivo. Concéntrate en lo que quieres conseguir, pero nunca en aquello que quieres evitar.

El pensamiento es el que crea, y si te centras en lo que no quieres solo alimentarás a aquello que no quieres para ti. ¿Por qué? Porque la atención da energía.
Cualquier cosa a la que prestes atención crecerá con más fuerza en tu vida.
Cualquier cosa a la que dejes de prestar atención, también se olvidará de ti.

3. Reflexiona sobre el motivo de tu deseo.
Si percibes cierta resistencia interna, es aconsejable que analices si tu deseo se basa en algo que realmente “quieres” y/o “deseas”. Es decir, que no surja de tus exigencias de “debo” y/o “tengo que”.

4. Tu deseo sólo debe depender de ti.

5. Añade una gran dosis de emoción.
Cuando tengas formulado correctamente tu deseo conforme a los consejos anteriores, y hayas construido una imagen mental del mismo, el siguiente paso es añadirle emoción.

¿Cómo puedes añadir emoción? Una forma es a través de la visualización. Visualiza que has conseguido esa nueva realidad y ya la estás disfrutando con tus cinco sentidos.

Cuanta mayor emotividad y motivación deposites, más energía añadirás y más fácil será para ti atraer lo que tanto quieres.

Follow and like us:
error20

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *