Seis pasos que te ayudaran a no perder la calma

Sabías que el equilibrio emocional está habitado por la calma y regido por una adecuada armonía interna.

Llegar hasta este estado no es fácil; sin embargo, podemos lograrlo a través de sencillas estrategias. Entendemos este concepto como sinónimo de bienestar y, ante todo, de salud.

En el mundo actual, las cosas pasan demasiado rápido. La inmediatez de la información y la comunicación han llevado a que todo suceda a una velocidad extraordinaria.

Además, cada vez se nos demanda que hagamos más cosas en menos tiempo. Todo tiene que ser automático, instantáneo, estar a un Whatsapp de distancia.

Fuente

En este contexto, es normal que vivamos con los nervios alterados, y nos cueste mantener la paciencia. Sin embargo, lograr bajar el ritmo y tomarse tiempo para pensar, para relajarse, y, al final, para dejar que las cosas sucedan es una de las mejores cosa que se pueden hacer.

1. Aprende a respirar

Cuando pensamos en las cosas que tenemos que hacer y a las que todavía no llegamos produce reacciones similares a las del estrés. Entre ellas, la amígdala cerebral se ve afectada (que es la zona del cerebro que se ocupa de las emociones).

2. Ponle nombre a la impaciencia

La impaciencia es como una persona molesta que habla en el cine mientras intentamos disfrutar la película. Está compuesta de pensamientos repetitivos, casi obsesivos, que no nos dejan en paz.

3. Precisa tu objetivo durante la conversación

Tus pensamientos y acciones son las garantías de los resultados que obtengas durante una conversación, por eso nadie tiene la capacidad de hacerte perder el control si tú no se lo permites.

4. Coopera de forma positiva en la conversación

Cuando nos encontramos en una conversación difícil es natural que nuestros pensamientos y acciones se enfoquen en nosotros mismos.

Por ello, sentimos que la otra persona nos ataca, la vemos como una enemiga y solemos combatir durante el diálogo.

5. Escucha

Escuchar, además de encontrarse dentro de las normas del buen hablante y del buen oyente, también tiene la capacidad de ayudarte a mantener la calma durante una ardua conversación.

6. Ten en cuenta los factores que pueden afectar tu autocontrol

Todos podemos perder el control en algún momento, pero es más difícil que eso ocurra cuando conocemos y trabajamos en los factores que afectan el autocontrol.

Follow and like us:
error20

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *